Señales de que estás a punto de ser despedido para mantenerte alerta

Un despido no siempre se produce de forma repentina, sin que el empleado se dé cuenta de antemano de lo que sucede a su alrededor. A menudo hay un cambio en el medio ambiente. Su jefe, sus compañeros de equipo u otros empleados lo tratarán de manera diferente a lo habitual. La cantidad o la calidad del trabajo cambia, la impresión de que te están dejando fuera aumenta con cada día que pasa.

Algunos signos aislados pueden llevar a varias conclusiones. Pero a menudo cuando se repiten y se acumulan con el tiempo. Por lo tanto, resulta imposible no conectar un punto con el otro y concluir que hay un despido en camino.

Las señales de que está a punto de ser despedido pueden variar según las razones que llevaron a la empresa a considerar despedir a su empleado. Quizás su desempeño haya disminuido, quizás la empresa se esté fusionando. Es posible que un nuevo gerente esté realizando cambios en el personal. O puede que no haya estado bien integrado en la cultura de la empresa o el equipo del que forma parte.

Es importante estar atento a las señales más clásicas de que tu trabajo está en riesgo, por mucho que parezcas establecido en la empresa. Cuanto antes se dé cuenta, más fácil será revertir la situación o incluso planificar un futuro fuera de la empresa.

Vea 8 señales que pueden ayudarlo a darse cuenta de que está a punto de ser despedido

1. Te estás perdiendo asuntos importantes

No se le pide que asista a reuniones (a las que normalmente asistiría) sobre nuevos proyectos. Se ha dejado fuera de la lista de correo electrónico de importantes debates laborales sin motivo aparente. O, cuando lo invitan, pierde su lugar habitual en la sala de reuniones, sus sugerencias se ignoran y sus correos electrónicos no reciben respuesta.

Poco a poco, parece que te están excluyendo de tu equipo y de la empresa en general. Esta puede ser la primera gran señal de que su futuro no es seguro en la empresa para la que trabaja y de que hay planes para su despido.

2. Tu carga de trabajo es mucho menor de lo normal

A medida que adquiera más experiencia en su trabajo, es natural que aparezcan más responsabilidades y más tareas. Entonces, cuando su carga de trabajo comienza a disminuir sistemáticamente, esto puede ser una fuerte señal de que se está produciendo algún tipo de cambio en la empresa o que está a punto de desconectarse de ella.

Otra pista que puede ayudarte a demostrar esta desconfianza es que tus compañeros de trabajo están recibiendo mayores cargas de trabajo ya que tienes más tiempo libre durante la jornada laboral.

3. Su jefe le pidió que capacitara a un nuevo empleado

Se ha contratado a un nuevo empleado para un trabajo igual o similar al suyo y su jefe le pidió que lo capacitara sin brindar más información. Ser seleccionado para formar a un nuevo empleado no es algo sencillo que le pueda pasar a cualquier profesional. En muchos casos, significa que su jefe confía en usted y en su trabajo.

Sin embargo, cuando el objetivo de la capacitación es enseñarle cómo hacer su propio trabajo, debe ser consciente. Quizás la empresa esté planeando colocar al nuevo empleado en su lugar.

4. Tus calificaciones de desempeño son malas

Últimamente ha estado recibiendo comentarios negativos sobre su trabajo. El mal desempeño es una de las razones más comunes de despidos en una empresa, especialmente cuando se convierte en un empleado constante. Puede suceder por varios motivos, ya sean relacionados con el entorno laboral o estrictamente personales.

Si su desempeño ha disminuido por alguna razón y las reacciones negativas han sido los primeros signos de un posible despido, tal vez la situación pueda revertirse. Tenga una conversación abierta con su jefe. Trate de entender cómo puede mejorar su desempeño, puede terminar cambiando su opinión y preservar su puesto en la empresa.

5. Ya no eres elogiado por tu trabajo

Contrario al cartel anterior, tenemos la siguiente situación: eres un profesional de alto rendimiento y productividad dentro de la empresa, pero tienes algún tiempo en el que no te sientes valorado por la empresa. Su trabajo ya no es elogiado como antes, a pesar de que sus métricas y su compromiso no han caído. Cuando su jefe pierde interés en su trabajo, esto puede ser una gran advertencia de que está a punto de ser despedido.

Sin embargo, si su trabajo ya no es valorado en la empresa, puede que este no sea el mejor lugar para desarrollar su carrera.

6. Su jefe no muestra interés en su crecimiento en la empresa.

Sus perspectivas de crecimiento en la empresa se ven cada vez más lejanas o incluso inviables. Por lo tanto, ya no está incluido en talleres de capacitación, capacitaciones o seminarios importantes para su puesto dentro de la empresa. Las conversaciones sobre su futuro en la empresa han dejado de existir y ahora su jefe parece simplemente desinteresado. Cuando el crecimiento profesional del empleado de la empresa deja la agenda, es un gran indicio de que ella no cuenta con él en su personal para el futuro.

7. Tus compañeros han cambiado la forma en que te tratan.

Los despidos pueden llegar de repente, sin que nadie del equipo se dé cuenta. Pero hay casos en los que se avisa con antelación al equipo de trabajo y, por tanto, cambia su relación con el empleado que está a punto de ser despedido. Esto se puede sentir cuando las conversaciones informales en la oficina se vuelven más raras; cuando el clima cambia drásticamente cuando ingresa a la habitación; Los compañeros empiezan a tratarte con frialdad y la interacción se reduce a cuestiones laborales. Si esto está sucediendo, definitivamente algo está mal. Puede ser que todo el mundo ya lo sepa y tenga miedo de decírselo.

8. El equipo directivo ha renovado la plantilla de la empresa.

La empresa para la que trabaja está atravesando un período de cambios. Ya sea por un nuevo nombre en la gerencia, por un corte o por la fusión con otra empresa, ha habido varios despidos repentinos.

Cuando esto sucede, la sospecha de que puede ser el próximo en ser despedido es normal. Este puede ser un buen momento para prepararse para los cambios en su vida profesional.

Otros artículos de interés

 

Deja un comentario